+39 06 684919 pax@ofm.org
El Salvador, clama una ley desde las víctimas

El Salvador, clama una ley desde las víctimas

Se hace evidente que en todo este proceso no se ha querido, intencionalmente, escuchar a las víctimas, ni mucho menos, han retomado la propuesta de ley realizada por las organizaciones defensoras de DDHH, la cual propone una ley de la reconciliación, que incluye: verdad, justicia, resarcir los daños y seguridad de no repetición.

El Verbo se hizo carne

El Verbo se hizo carne

Les deseamos Feliz Navidad a todos. Esperamos que cada uno de ustedes se regocije en la paz, que es el fruto de la justicia. Queremos agradecerles a todos los que persiguen y promueven los valores de Justicia, Paz e Integridad de la Creación, especialmente a aquellos que trabajan para los migrantes y refugiados en el mundo. ¡Todos somos peregrinos y extranjeros en este mundo!

Comunicado ante la situación de Nicaragua

Comunicado ante la situación de Nicaragua

Hacemos un llamado caritativo al gobierno del Presidente Daniel Ortega para que establezca la Paz y el Bien de todos y cada uno de sus gobernados, sin ningún tipo de discriminación, tal y como es la misión de un líder. Que cese la represión, la impunidad, la violencia, y venga la libertad, la justicia, y llegue la solidaridad, amanezca el respeto por la vida y florezca el perdón y el diálogo franco.

Chile despertó… no estamos en guerra

Chile despertó… no estamos en guerra

“Chile despertó” es el cántico que hemos entonado en las manifestaciones, para decirle al Gobierno, a los Políticos, a los Empresarios y todos aquellos que han permitido las desigualdades sociales basta de abusos. Un despertar que ha tenido diversas formas de manifestación, pacíficas y violentas, en la calle protestando y en las diferentes iglesias y espiritualidades en jornadas de reflexión y oración (aunque no sean visibilizadas por los medios de comunicación masiva). Chile despertó es la expresión de todos y cada uno de los ciudadanos del país, todos y cada uno transversalmente, llamando a una transformación estructural, profunda, que permita superar las injusticias. Pero también no es menos cierto, que quienes hoy pedimos cambios en el modelo económico, debemos hacerlo también en nuestro estilo de vida, muchas veces moldeado por ese mismo modelo, carente de valores humanos fundamentales como la igualdad, la justicia y equidad, cambios de un estilo de vida competitivo, egoísta, individualista y consumista, cambios a un estilo de vida de colaboración, de gratuidad y solidaridad auténtica. Despertar para salir de sí mismos abriéndose a una dimensión más fraterna y de servicio de la convivencia social.