+39 06 684919 pax@ofm.org

Bibliografía

Las referencias bibliográficas señaladas aquí, no son muchas en referencia a la vasta cantidad de material producido en el Mundo. Por cuanto, los títulos se limitan a aquellos “instrumentos de primera necesidad” utilizables debidamente por cuantos trabajan por el cuidado y la belleza de la “casa común”. Una particular atención fue dada a los documentos (de la Iglesia y de la Orden) y los subsidios (de la Iglesia, de la Orden y de otras proveniencias) necesarios para la información, la formación y el trabajo en el área de la animación, tanto en el área educativa como pastoral.

Orden de Hermanos Menores:

Documentos

“Los hermanos, seguidores de San Francisco, están obligados a llevar una vida radicalmente evangélica, es decir: en espíritu de oración y devoción y en comunión fraterna; a dar testimonio de penitencia y minoridad; y, abrazando en la caridad a todos los hombres, a anunciar el Evangelio al mundo entero, a predicar con las obras la reconciliación, la paz y la justicia (cf. Rnb XVII,3) y a mostrar un sentido de respeto hacia la creación.”

Artículo 42

Las tareas principales de la Oficina general de Justicia, Paz e Integridad de la Creación (JPIC), dependiente del Ministro general son:

§1 procurar que JPIC forme parte de la vida y de la misión de la Orden, con la cooperación de los animadores y de las comisiones de JPIC de todos los niveles, colaborando con la Secretaría para la Formación y los Estudios y con la Secretaría para las Misiones y la Evangelización.

§2 Instruir a los hermanos en los temas relacionados con JPIC.

 Artículo 43

§1 Ayude a la oficina general de Justicia, Paz e Integridad de la Creación el Consejo internacional de Justicia, Paz e Integridad de la Creación, constituido según las normas de sus Estatutos peculiares, aprobados por el Definitorio general.

§2 Todas las Conferencias y Provincias redacten unos Estatutos en los que se provea a la integración de JPIC en la vida y la misión de la Orden, tanto mientras dura la formación inicial como la permanente, y también para quienes están adscritos específicamente a JPIC.

 Artículo 44

§1 Institúyase en cada Conferencia una Comisión de JPIC, compuesta por miembros de cada una de las entidades de la Conferencia. Determínense mediante Estatutos peculiares, que han de ser aprobados por la Conferencia, la tarea y la función de esta Comisión y las normas para la elección de su Presidente.

§2 Estas Comisiones deben cooperar adecuadamente, en todo cuanto se refiere a JPIC, con «Franciscans International», dependiente de la Familia Franciscana, con las Comisiones diocesanas y con los Institutos religiosos, así como con las organizaciones de la sociedad civil que gozan de buena fama.

 Artículo 45

§1 Cada Provincia y las demás Entidades de la Orden elijan un animador de JPIC.

§2 Nómbrese, donde sea posible, un consejo o comisión que ayude al Ministro provincial y al animador de JPIC a promover la formación y la actividad de JPIC en el ámbito de la Provincia.

§3 Defínanse en Estatutos peculiares las tareas del animador de JPIC, que actúa siempre bajo la dependencia del Ministro provincial (o del Custodio). El animador fomentará y coordinará la integración de JPIC en la vida y en los ministerios de la Provincia (o de la Custodia); y, sobre todo, apoyará las iniciativas de JPIC a todos los niveles

Secretaría general para la Formación y los Estudios, Roma

“La formación a la vida evangélica del hermano menor (CCGG 1 § 2) – al espíritu de oración y devoción, a la vida de comunión fraterna, a la penitencia y la minoridad, a la pobreza y la solidaridad, a la evangelización y la misión, a la acción a favor de la reconciliación, la paz y la justicia – es una senda «orgánica, gradual y coherente» (CCGG 133) que se desarrolla, tanto a nivel personal como comunitario, a lo largo de toda la vida” (n. 62)”.

“Todos los hermanos y candidatos sean formados a predicar con las obras la paz y la justicia venciendo el mal con la práctica del bien (cf. CCGG 68 § 19), respeten la creación como signo del Creador induciendo a los otros a ser constructores de paz y a salvaguardar la creación (cf. CCGG 71). (n. 86).

Deseamos destacar la recurrencia de alguna de nuestras palabras en este documento: justicia y paz, paz y justicia: 12x; creacion:6x; reconciliación [paz]: 7x

Fratres Minores in Nostra Aetate, Documento del Capítulo general OFM, Asís

“El Definitorio general redacte un Subsidio sobre el cuidado de la Creación que tenga una sólida base bíblica, eclesial, franciscana y científica, y provea orientaciones para que nuestras Entidades puedan responder a los retos ecológicos de nuestro tiempo” (n. 10).

“Cada Entidad, por medio del Moderador para la Formación Permanente, del Animador para la Evangelización y del Animador de JPIC, siguiendo las orientaciones del subsidio general, confeccione un programa para que esta dimensión entre a formar parte de nuestro estilo de vida y de la actividad pastoral y social de las Entidades. Este objetivo se compruebe en los encuentros de los Presidentes de las Conferencias con el Definitorio general.” (n. 11).

Líneas guías de animación del Definitorio general para los años 2016 y 2017 [“Hermanos y Menores… La Justicia, la Paz e la Integridad de la Creación”, pp. 19-23], Curia general Hermanos Menores, Roma 2016

“Durante el año 2017 fijaremos nuestra atención en dos importantes llamamientos que hemos recibido: uno de la Iglesia, con la Encíclica Laudato si’ del Papa Francisco, y otro de la Familia Franciscana, con la celebración del centenario de la Ite vos, también llamada Bulla unionis.” (p. 19).

“Paz, justicia y conservación de la creación son tres temas absolutamente ligados… todos los seres del universo estamos unidos por lazos invisibles y conformamos una especie de familia universal, una sublime comunión que nos mueve a un respeto sagrado, cariñoso y humilde” (LS n.n. 92.89).

Comunicación El Boletín de la Oficina JPIC OFM, Roma

Santa Sede:

Doctrina Social

Carta encíclica de León XIII sobre la situación de los obreros, 15.05.1891

“La solicitud social no ha tenido ciertamente inicio con ese documento, porque la Iglesia no se ha desinteresado jamás de la sociedad; sin embargo, la encíclica «Rerum novarum» da inicio a un nuevo camino (…) No obstante, La «Rerum novarum» se ha convertido en el documento inspirador y de referencia de la actividad cristiana en el campo social. El tema central de la encíclica es la instauración de un orden social justo, en vista del cual se deben identificar los criterios de juicio que ayuden a valorar los ordenamientos socio-políticos existentes y a proyectar líneas de acción para su oportuna transformación” (Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, nn. 87.89).

Carta encíclica de Pablo VI, 26.03.1967

 “Fue él [Pablo VI] quien preciso en detalle en esta Encíclica el significado de “desarrollo integral” (cfr. n. 21), y fue él quien propuso aquella sintética y afortunada formula: «promover a todos los hombres y a todo el hombre»” (n. 14).

Carta encíclica de Juan Pablo II en el 90° aniversario de la Rerum novarum, 14.09.1981

“Habiéndose cumplido, el 15 de mayo del año en curso, noventa años desde la publicación —por obra de León XIII, el gran Pontífice de la «cuestión social»— de aquella Encíclica de decisiva importancia, que comienza con las palabras Rerum novarum, deseo dedicar este documento precisamente al trabajo humano, y más aún deseo dedicarlo al hombre en el vasto contexto de esa realidad que es el trabajo” (n. 1).

Carta encíclica de Juan Pablo II en el 20° aniversario de la Populorum progressio, 30.12.1987

“Con esto me propongo alcanzar principalmente dos objetivos de no poca importancia: por un lado, rendir homenaje a este histórico documento de Pablo VI y a la importancia de su enseñanza; por el otro, manteniéndome en la línea trazada por mis venerados Predecesores en la Cátedra de Pedro, afirmar una vez más la continuidad de la doctrina social junto con su constante renovación” (n. 3).

Carta encíclica de Juan Pablo II en el centenario de la Rerum novarum, 1.05.1991

“La presente encíclica trata de poner en evidencia la fecundidad de los principios expresados por León XIII, los cuales pertenecen al patrimonio doctrinal de la Iglesia y, por ello, implican la autoridad del Magisterio. Pero la solicitud pastoral me ha movido además a proponer el análisis de algunos acontecimientos de la historia reciente” (n. 3).

Pontificio Consejo de Justicia y Paz, 29.06.2004, III ed.

“La obra muestra cómo la doctrina social católica tiene también el valor de instrumento de evangelización (cf. Centesimus annus, 54), porque pone en relación la persona humana y la sociedad con la luz del Evangelio. Los principios de la doctrina social de la Iglesia, que se apoyan en la ley natural, resultan después confirmados y valorizados, en la fe de la Iglesia, por el Evangelio de Jesucristo.

Con esta luz, se invita al hombre, ante todo, a descubrirse como ser trascendente, en todas las dimensiones de su vida, incluida la que se refiere a los ámbitos sociales, económicos y políticos. La fe lleva a su plenitud el significado de la familia que, fundada en el matrimonio entre un hombre y una mujer, constituye la célula primera y vital de la sociedad; la fe ilumina además la dignidad del trabajo que, en cuanto actividad del hombre destinada a su realización, tiene la prioridad sobre el capital y constituye un título de participación en los frutos que produce”. (Card. A. Sodano, Secretario de Estado).

Discurso de Francisco a los participantes del Seminario promovido por el Dicasterio SDHI, 4.04.2017

“¿Qué quiere decir, hoy y en el futuro cercano, desarrollo integral, es decir, promoción a todos los hombres y a todo el hombre? Siguiendo la estela de Pablo VI, precisamente en el verbo integrar —muy querido por mí— podemos individuar una orientación fundamental para el nuevo dicasterio. Veamos juntos algunos aspectos.”

Paz

Mensaje de Pablo VI, 8.12.1967

“Nos dirigimos a todos los hombres de buena voluntad para exhortarlos a celebrar «El Día de la Paz» en todo el mundo, el primer día del año civil, 1 de enero de 1968. Sería nuestro deseo que después, cada año, esta celebración se repitiese como presagio y como promesa, al principio del calendario que mide y describe el camino de la vida en el tiempo, de que sea la Paz con su justo y benéfico equilibrio la que domine el desarrollo de la historia futura.”

Mensaje de Benedicto XVI en la celebración de la 45° Jornada Mundial de la Paz, [1° ene. 2012], 8.12.201

 “En esta oscuridad, sin embargo, el corazón del hombre no cesa de esperar la aurora de la que habla el salmista. Se percibe de manera especialmente viva y visible en los jóvenes, y por esa razón me dirijo a ellos teniendo en cuenta la aportación que pueden y deben ofrecer a la sociedad. Así pues, quisiera presentar el Mensaje para la XLV Jornada Mundial de la Paz en una perspectiva educativa: «Educar a los jóvenes en la justicia y la paz», convencido de que ellos, con su entusiasmo y su impulso hacia los ideales, pueden ofrecer al mundo una nueva esperanza.” (n. 1).

Mensaje de Francisco en la celebración de la 50a Jornada Mundial de la Paz [1° ene. 2017], 8.12.2016

 “En esta ocasión deseo reflexionar sobre la no violencia como un estilo de política para la paz, y pido a Dios que se conformen a la no violencia nuestros sentimientos y valores personales más profundos. Que la caridad y la no violencia guíen el modo de tratarnos en las relaciones interpersonales, sociales e internacionales. Cuando las víctimas de la violencia vencen la tentación de la venganza, se convierten en los protagonistas más creíbles en los procesos no violentos de construcción de la paz. Que la no violencia se trasforme, desde el nivel local y cotidiano hasta el orden mundial, en el estilo característico de nuestras decisiones, de nuestras relaciones, de nuestras acciones y de la política en todas sus formas” (n. 1).

Carta de Francisco, con ocasión de la apertura de la Cumbre del G20 .

 “La historia de la humanidad, incluso en la actualidad, presenta un vasto panorama de conflictos actuales o potenciales. La guerra, sin embargo, nunca es una solución. En la proximidad del centenario de la carta de Benedicto XV a los Jefes de los pueblos beligerantes, me siento obligado a pedir al mundo que ponga fin a todas estas masacres inútiles”.

Mensaje de Francisco en la celebración del la 51a Jornada Mundial de la Paz [1° ene. 2018], 13.11.2017

“Somos conscientes de que no es suficiente sentir en nuestro corazón el sufrimiento de los demás. Habrá que trabajar mucho antes de que nuestros hermanos y hermanas puedan empezar de nuevo a vivir en paz, en un hogar seguro. Acoger al otro exige un compromiso concreto, una cadena de ayuda y de generosidad, una atención vigilante y comprensiva, la gestión responsable de nuevas y complejas situaciones que, en ocasiones, se añaden a los numerosos problemas ya existentes, así como a unos recursos que siempre son limitados” (n. 1).

Fake news y periodismo de paz. Mensaje de Francisco para 52a Jornada Mundial de las Comunicaciones sociales [13 mayo 2018], 24.01.2018

“El mejor antídoto contra las falsedades no son las estrategias, sino las personas, personas que, libres de la codicia, están dispuestas a escuchar, y permiten que la verdad emerja a través de la fatiga de un diálogo sincero; personas que, atraídas por el bien, se responsabilizan en el uso del lenguaje. (…) deseo dirigir un llamamiento a promover un periodismo de paz (…) un periodismo hecho por personas para personas, y que se comprende como servicio a todos, especialmente a aquellos –y son la mayoría en el mundo– que no tienen voz” (n. 4).

Palabras del santo padre al término de la jornada [Encuentro del Santo Padre Francisco con los Jefes de las iglesias de las Comunidades cristianas de Medio Oriente], 07.07.2018

 “Alentándonos mutuamente, hemos dialogado fraternalmente. Ha sido un signo de que el encuentro y la unidad hay que buscarlos siempre, sin temer las diferencias. Así también la paz: hay que cultivarla también en las áridas tierras de las contraposiciones, porque hoy, a pesar de todo, no hay alternativa posible a la paz”

Todos los Mensajes de Juan Pablo II para la Jornada Mundial de la Paz.

Todos los Mensajes de Benedicto XVI para la Jornada Mundial de la Paz

Todos los Mensajes del Papa Francesco para la Jornada Mundial de la Paz.

Pobreza

Mensaje de Francisco para la I Jornada Mundial de los pobres [19 nov. 2017], 13.06.2017

“Invito a toda la Iglesia y a los hombres y mujeres de buena voluntad a mantener, en esta jornada, la mirada fija en quienes tienden sus manos clamando ayuda y pidiendo nuestra solidaridad. Son nuestros hermanos y hermanas, creados y amados por el Padre celestial. Esta Jornada tiene como objetivo, en primer lugar, estimular a los creyentes para que reaccionen ante la cultura del descarte y del derroche, haciendo suya la cultura del encuentro. Al mismo tiempo, la invitación está dirigida a todos, independientemente de su confesión religiosa, para que se dispongan a compartir con los pobres a través de cualquier acción de solidaridad, como signo concreto de fraternidad. Dios creó el cielo y la tierra para todos; son los hombres, por desgracia, quienes han levantado fronteras, muros y vallas, traicionando el don original destinado a la humanidad sin exclusión alguna” (n. 6).

Mensaje de Francisco para la II Jornada Mundial de los pobres [18 nov. 2018], 13.06.2018

“Los pobres son los primeros capacitados para reconocer la presencia de Dios y dar testimonio de su proximidad en sus vidas. Dios permanece fiel a su promesa, e incluso en la oscuridad de la noche no deja que falte el calor de su amor y de su consolación. Sin embargo, para superar la opresiva condición de pobreza es necesario que ellos perciban la presencia de los hermanos y hermanas que se preocupan por ellos y que, abriendo la puerta de su corazón y de su vida, los hacen sentir familiares y amigos. Solo de esta manera podremos «reconocer la fuerza salvífica de sus vidas» y «ponerlos en el centro del camino de la Iglesia»” (n. 6).

Todos los Mensajes de Francisco para la Jornada mundial de los Pobres.

Migrantes y Refugiados

Mensaje de Francisco para la 104a Jornada Mundial del migrante y del refugiado [14 ene. 2018], 15.08.2017

“«El emigrante que reside entre vosotros será para vosotros como el indígena: lo amarás como a ti mismo, porque emigrantes fuisteis en Egipto. Yo soy el Señor vuestro Dios» (Lv 19,34).

A este respecto, deseo reafirmar que «nuestra respuesta común se podría articular entorno a cuatro verbos: acoger, proteger, promover e integrar»”.

Mensaje del Santo padre Francisco a los participantes en la iii conferencia internacional de “Catholic Theological Ethics in the World Church” [26-29 lug. 2018], 11.07.2018

 “Tal desafío [ecológico] —como emerge en la encíclica Laudato si’— no es uno entre muchos, sino que es el horizonte de comprensión de la ética ecológica y al mismo tiempo de la ética social. Por esto la llamada que vosotros hacéis al tema de los migrantes y refugiados es muy seria y provoca una metanoia que se refiere a la reflexión ético-teológica, antes todavía de inspirar actitudes pastorales adecuadas y praxis políticas responsables y conscientes”.

Todos los Mensajes del Papa Francisco para la Jornada Mundial de las Migraciones

Creación

2015 Institución de la Jornada Mundial de oración por el cuidado de la Creación [1° septiembre], Carta de Francisco, 6.08.2015

 “Compartiendo con el amado hermano Bartolomé, Patriarca Ecuménico, la preocupación por el futuro de la creación (cf. Carta Enc. Laudato si’, 7-9) y, acogiendo la sugerencia de su representante, el Metropolita Ioannis de Pérgamo, que intervino en la presentación de la Encíclica Laudato si’ sobre el cuidado de la casa común, deseo comunicarles que he decidido instituir también en la Iglesia Católica la «Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación», que, a partir del año en curso, será celebrada el 1 de septiembre, tal como acontece desde hace tiempo en la Iglesia Ortodoxa.”.

 

Mensaje de Francisco para la celebración de la Jornada Mundial de oración por el cuidado de la creación, 1.09.2016

 “En unión con los hermanos y hermanas ortodoxos, y con la adhesión de otras Iglesias y Comunidades cristianas, la Iglesia católica celebra hoy la anual «Jornada mundial de oración por el cuidado de la creación». La jornada pretende ofrecer «a cada creyente y a las comunidades una valiosa oportunidad de renovar la adhesión personal a la propia vocación de custodios de la creación, elevando a Dios una acción de gracias por la maravillosa obra que él ha confiado a nuestro cuidado, invocando su ayuda para la protección de la creación y su misericordia por los pecados cometidos contra el mundo en el que vivimos»”.

Mensaje conjunto del Papa Francisco y del Patriarca Ecuménico Bartolomé para la Jornada Mundial de Oración por la Creación, 01.09.2017

 “Hacemos un llamamiento urgente a quienes ocupan puestos de responsabilidad social y económica, así como política y cultural, para que escuchen el grito de la tierra y atiendan las necesidades de los marginados, pero sobre todo para que respondan a la súplica de millones de personas y apoyen el consenso del mundo por el cuidado de la creación herida. Estamos convencidos de que no puede haber una solución sincera y duradera al desafío de la crisis ecológica y del cambio climático si no se da una respuesta concordada y colectiva, si la responsabilidad no es compartida y responsable, si no damos prioridad a la solidaridad y al servicio”.

Mar

Economía

Consideraciones para un discernimiento ético sobre algunos aspectos del actual sistema económico y financiero, Congregación para la Doctrina de la Fe – Dicastero para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, 06.01.2018

“Las cuestiones económicas y financieras, nunca como hoy, atraen nuestra atención, debido a la creciente influencia de los mercados sobre el bienestar material de la mayor parte de la humanidad. Esto exige, por un lado, una regulación adecuada de sus dinámicas y, por otro, un fundamento ético claro, que garantice al bienestar alcanzado esa calidad humana de relaciones que los mecanismos económicos, por sí solos, no pueden producir” (n. 1).

Encíclica Laudato si’ – Ecología

Documentos

Carta encíclica de Francisco sobre el cuidado de la casa común, 24.05.2015.

“Una encíclica para los católicos, cierto, pero con la capacidad de hablar realmente a todos, porque nuestra casa común concierne a cada ser humano y nadie puede sentirse fuera de la responsabilidad hacia de ella; un regalo y una provocación a toda la humanidad, del cual, me parece, nadie podrá sustraerse moralmente. Como el santo de quien lleva el nombre, el Papa Francisco ha sabido dar voz en estas páginas a la familia humana” (Arciv. B. Forte).

2018 Discurso del santo padre Francisco a los participantes de la Conferencia Internacional en ocasión del tercer aniversario de la encíclica Laudato si’, 06.07.2018

“Queridos hermanos y hermanas, los desafíos abundan. Expreso mi más sincera gratitud por vuestro trabajo al servicio del cuidado de la creación y de un futuro mejor para nuestros hijos y nietos. A veces puede parecer una tarea difícil, ya que «hay demasiados intereses particulares y muy fácilmente el interés económico llega a prevalecer sobre el bien común y a manipular la información para no ver afectados sus proyectos» (Laudato si’, 54); pero «los seres humanos, capaces de degradarse hasta el extremo, también pueden sobreponerse, volver a optar por el bien y regenerarse, más allá de todos los condicionamientos mentales y sociales que les impongan» (ibíd., 205). Por favor, seguid trabajando por un «cambio radical a la altura de las circunstancias» (ibíd., 171). «La injusticia no es invencible»

Aportes para la lectura de la encíclica.

Comisión Inter-franciscana JPIC (Romans VI), Roma 2015

“Esta guía se ofrece especialmente a la familia franciscana y a todas aquellas personas con las que trabajamos. El Papa Francisco afirma claramente que san Francisco de Asís es su inspirador no solamente para la encíclica sino para su papado. En la carta, en el párrafo 10, él afirma: “Creo que Francisco es el ejemplo por excelencia del cuidado de lo que es débil y de una ecología integral, vivida con alegría y autenticidad.” Con estas palabras él nos invita a encarnar este mensaje en el mundo contemporáneo, viviendo el ejemplo de nuestro modelo San Francisco y poniendo atención al clamor de los pobres y de los más vulnerables y al llanto de la tierra”.

2018 Discípulos misioneros custodios de la casa común, discernimiento a la luz de la encíclica Laudato si’. Carta pastoral del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM)

“A través de la presente Carta Pastoral los obispos latinoamericanos, en comunión con el Papa Francisco, queremos “entrar en diálogo con todos acerca de nuestra casa común” y especialmente “sobre el modo como estamos construyendo el futuro del planeta”, lo cual implica “buscar juntos caminos de liberación” que conduzcan a la “verdadera sabiduría” y al planteamiento de “respuestas integrales”

Movimiento especializado en el tema

“Somos una comunidad de cientos de miles de católicos como tu, en respuesta a la invitación a la acción que hace el Papa Francisco en la encíclica Laudato si’. La comunidad está conformada de laicos, sacerdotes, obispos y una red global de organizaciones asociadas que trabajan juntas para hacer frente a las crisis del cambio climático”

Un poco de historia: el camino [ecuménico] hacia “la salvaguardia de la creación”

Mensaje de Juan Pablo II, para la celebración de la 23a Jornada Mundial de la Paz 1990, 8.12.1989

 “En nuestros días aumenta cada vez más la convicción de que la paz mundial está amenazada, además de la carrera armamentista, por los conflictos regionales y las injusticias aún existentes en los pueblos y entre las naciones, así como por la falta del debido respeto a la naturaleza, la explotación desordenada de sus recursos y el deterioro progresivo de la calidad de la vida. Esta situación provoca una sensación de inestabilidad e inseguridad que a su vez favorece formas de egoísmo colectivo, acaparamiento y prevaricación.

Ante el extendido deterioro ambiental la humanidad se da cuenta de que no se puede seguir usando los bienes de la tierra como en el pasado. La opinión pública y los responsables políticos están preocupados por ello, y los estudiosos de las más variadas disciplinas examinan sus causas. Se está formando así una conciencia ecológica, que no debe ser obstaculizada, sino más bien favorecida, de manera que se desarrolle y madure encontrando una adecuada expresión en programas e iniciativas concretas.” (n. 1).

“San Francisco de Asís, al que he proclamado Patrono celestial de los ecologistas en 1979 (cfr. Cart. Apost. Inter sanctos: AAS 71 (1979), 1509 s.), ofrece a los cristianos el ejemplo de un respeto auténtico y pleno por la integridad de la creación. Amigo de los pobres, amado por las criaturas de Dios, invitó a todos —animales, plantas, fuerzas naturales, incluso al hermano Sol y a la hermana Luna— a honrar y alabar al Señor. El pobre de Asís nos da testimonio de que estando en paz con Dios podemos dedicarnos mejor a construir la paz con toda la creación, la cual es inseparable de la paz entre los pueblos.” (n. 16).

Conferenza di Rio [COP 11], giu. 1992

Fue la primera Conferencia Mundial de Jefes de Estado sobre el ambiente. Un evento sin precedentes, tanto desde el impacto mediático, como de las decisiones políticas y sobre el desarrollo que siguieron después del evento.

 

“Los seres humanos constituyen el centro de las preocupaciones relacionadas con el desarrollo sostenible. Tienen derecho a una vida saludable y productiva en armonía con la naturaleza.” (Principio 1).

“A fin de alcanzar el desarrollo sostenible, la protección del medio ambiente deber constituir parte integrante del proceso de desarrollo y no podrá considerarse en forma aislada.” (Principio 4).

Institución de la Jornada Mundial de oración por el cuidado de la creación [1° septiembre], Carta de Francisco, 6.08.2015

 “Compartiendo con el amado hermano Bartolomé, Patriarca Ecuménico, la preocupación por el futuro de la creación (cf. Carta Enc. Laudato si’, 7-9) y, acogiendo la sugerencia de su representante, el Metropolita Ioannis de Pérgamo, que intervino en la presentación de la Encíclica Laudato si’ sobre el cuidado de la casa común, deseo comunicarles que he decidido instituir también en la Iglesia Católica la «Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación», que, a partir del año en curso, será celebrada el 1 de septiembre, tal como acontece desde hace tiempo en la Iglesia Ortodoxa.” (n.1)

Cambio climático

Conferencia de Rio [COP 11], jun. 1992

Fue la primera Conferencia Mundial de Jefes de Estado sobre el ambiente. Un evento sin precedentes, tanto desde el impacto mediático, como de las decisiones políticas y sobre el desarrollo que siguieron después del evento.

 

“Los seres humanos constituyen el centro de las preocupaciones relacionadas con el desarrollo sostenible. Tienen derecho a una vida saludable y productiva en armonía con la naturaleza.” (Principio 1).

“A fin de alcanzar el desarrollo sostenible, la protección del medio ambiente deber constituir parte integrante del proceso de desarrollo y no podrá́ considerarse en forma aislada.” (Principio 4).

[COP 21], 12 dic. 2015

“El presente Acuerdo, al mejorar la aplicación de la Convención, incluido el logro de su objetivo, tiene por objeto reforzar la respuesta mundial a la amenaza del cambio climático, en el contexto del desarrollo sostenible y de los esfuerzos por erradicar la pobreza, y para ello…” (Artículo 2)

La Oficina de JPIC en la Iglesia.

De la Pontificia comisión JP (1967) al Dicasterio SDHI (2016)

El background (Concilio Vaticano II)

El deseo del Concilio Vaticano II de crear un organismo adecuado:

“El Concilio, considerando las inmensas calamidades que oprimen todavía a la mayoría de la humanidad, para fomentar en todas partes la obra de la justicia y el amor de Cristo a los pobres juzga muy oportuno que se cree un organismo universal de la Iglesia que tenga como función estimular a la comunidad católica para promover el desarrollo a los países pobres y la justicia social internacional.” (n. 90).

Carta enciclica de Pablo VI, 26.03.1967

“Por último, con intención de responder al voto del Concilio y de concretar la aportación de la Santa Sede a esta grande causa de los pueblos en vía de desarrollo, recientemente hemos creído que era nuestro deber crear, entre los organismos centrales de la Iglesia, una Comisión Pontificia encargada de «suscitar en todo el Pueblo de Dios el pleno conocimiento de la función que los tiempos actuales piden a cada uno en orden a promover el progreso de los pueblos más pobres, de favorecer la justicia social entre las naciones, de ofrecer a los que se hallan menos desarrollados una tal ayuda que les permita proveer, ellos mismos y para sí mismos, a su progreso». Justicia y Paz es su nombre y su programa. Pensamos que este programa puede y debe juntar los hombres de buena voluntad con nuestros hijos católicos y hermanos cristianos.

Por esto hoy dirigimos a todos este solemne llamamiento para una acción concreta en favor del desarrollo integral del hombre y del desarrollo solidario de la humanidad” (n. 5).

Nuevas responsabilidades de la Iglesias en el campo de la Justicia, Sínodo mundial de los Obispos, 1971

“Reunidos de todas las partes del mundo, en comunión con todos los creyentes en Cristo y con toda la familia humana, y abriendo el corazón al Espíritu renovador de todas las cosas, nos hemos preguntado a nosotros mismos sobre la misión del pueblo de Dios en la promoción de la justicia en el mundo” (Introducción).

El Pontificio Consejo (Juan Pablo II)

Institución del Pontificio Consejo de Justicia y Paz, Constitución apostólica de Juan Pablo II, 28.06.1988, nn. 142-144

 “En una palabra, mi preocupación ha sido la de ir decididamente adelante, para que la conformación y la actividad de la Curia Romana respondan cada vez más a la eclesiología expuesta por el Concilio Vaticano II, resulten siempre más claramente idóneas para conseguir sus fines pastorales, y satisfagan cada día mejor las necesidades de la sociedad eclesial y civil.” (Introduccion, 13).

El Dicasterio actual (Francisco)

Carta apostólica en forma de «Motu proprio» del Sumo Pontífice Francisco con la que se instituye el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, 17.08.2016

“En todo su ser y obrar, la Iglesia está llamada a promover el desarrollo integral del hombre a la luz del Evangelio. Este desarrollo se lleva a cabo mediante el cuidado de los inconmensurables bienes de la justicia, la paz y la protección de la creación. El Sucesor del Apóstol Pedro, en su labor de promover estos valores, adapta continuamente los organismos que colaboran con él, de modo que puedan responder mejor a las exigencias de los hombres y las mujeres, a los que están llamados a servir.

Con el fin de poner en práctica la solicitud de la Santa Sede en los mencionados ámbitos, como también en los que se refieren a la salud y a las obras de caridad, instituyo el Dicasterio para el servicio del desarrollo humano integral. En modo particular, este Dicasterio será competente en las cuestiones que se refieren a las migraciones, los necesitados, los enfermos y los excluidos, los marginados y las víctimas de los conflictos armados y de las catástrofes naturales, los encarcelados, los desempleados y las víctimas de cualquier forma de esclavitud y de tortura.”

Motu proprio de Francisco, 17.08.2016

 Tarea, misión y actividad (Art. 3)

  • 1. El Dicasterio profundiza la doctrina social de la Iglesia y trabaja para que ésta sea ampliamente difundida y hecha realidad y para que las relaciones sociales, económicas y políticas estén cada vez más impregnadas por el espíritu del Evangelio.
  • 2. Recoge informaciones y resultados de investigaciones sobre la justicia y la paz, el progreso de los pueblos, la promoción y la tutela de la dignidad y de los derechos humanos, especialmente, por ejemplo, aquellos relacionados con el trabajo, incluido el de menores, el fenómeno de las migraciones y la explotación de los emigrantes, el comercio de vidas humanas, la constricción a la esclavitud, la encarcelación, la tortura y la pena de muerte, el desarme o la cuestión del armamento además de los conflictos armados y sus consecuencias sobre la población civil y el ambiente natural (derecho humanitario). Valora estos datos y hace partícipes a los organismos episcopales de las conclusiones que saca, para que aquellos, según sea oportuno, intervengan directamente.
  • 3. El Dicasterio se ocupa de que en las Iglesias locales se ofrezca una eficaz y apropiada asistencia material y espiritual -si es necesario también mediante oportunas estructuras pastorales- a los enfermos, a los prófugos, a los exiliados, a los emigrantes, a los apátridas, a los circenses, a los nómadas y a los itinerantes.
  • 4. El Dicasterio favorece y coordina las iniciativas de las instituciones católicas que trabajan en favor del respeto de la dignidad de cada persona, de la afirmación de los valores de la justicia y la paz y de la ayuda a los pueblos que se encuentran en la indigencia, especialmente a aquellas instituciones que prestan auxilio a las necesidades y calamidades más urgentes.
  • 5. En el cumplimiento de su misión, el Dicasterio puede establecer relaciones con asociaciones, institutos y organizaciones no gubernamentales, también fuera de la Iglesia católica, dedicadas a la promoción de la justicia y la paz. También puede entrar en diálogo con representantes de los Gobiernos civiles y de otros sujetos de derecho internacional público, con objetivos de estudio, profundización y sensibilización en materias de su competencia y en el respeto de las competencias de los demás organismos de la Curia Romana
  • 6. El Dicasterio se esfuerza en que crezca entre los pueblos la sensibilidad por la paz, el empeño por la justicia y la solidaridad hacia las personas más vulnerables, como los emigrantes y los prófugos, especialmente con ocasión de la Jornada Mundial de la Paz, la Jornada Mundial de las Migraciones y la Jornada Mundial del Enfermo.”

Libros de consulta y estudio

Colección Hermano Francisco, Ediciones Franciscanas Arantzazu, España.

Nuestro mundo sigue caracterizándose por la violencia, la guerra, la marginación y la destrucción del medio ambiente. San Francisco dio a sus hermanos y a sus contemporáneos un ejemplo sin par de cómo se puede ser pregonero del Evangelio, de palabra y de obra, mediante un compromiso por la justicia y la paz y en armonía con la creación. Este libro pretende ser una ayuda que impulse a todo seguidor de Francisco a descubrir que el compromiso franciscano en el ámbito de la justicia, la paz y la salvaguarda de la creación es parte integral de su espiritualidad. En él podremos encontrar reflexiones, ejemplos, fórmulas de oración, textos bíblicos. eclesiásticos, franciscanos… en relación con los temas tratados, que nos ayuden a vivir nuestro compromiso con mayor audacia.

Editorial PPC, Madrid, España

Siempre se ha contemplado a Francisco de Asís como un pregonero de la paz, como una persona a quien recurrir para ofrecer un horizonte pacífico a las violencias individuales y colectivas. Viene a cuento volver a Francisco de Asís, porque la esperanza de paz que surgió con la caída del muro de Berlín y con el final de la guerra fría ha desaparecido de nuevo. Este ensayo se divide en dos partes. La primera trata de la doctrina y los signos de paz más sobresalientes de Francisco de Asís. La segunda versa sobre varios aspectos que se derivan de las actuaciones de Francisco, tratados de una forma sistemática: la fe en Dios como fuerza de paz; la comunidad cristiana, transmisora del valor de la paz, enseñada y vivida por Jesús; además, la paz hay que plasmarla en la cultura, y, dentro de ella, en la educación. Y de la cultura hay que pasar a la política, que es la que debe realizar la tarea de socializar y universalizar la paz.

Facultad de Teología San Dámaso, Madrid, España.

El texto recoge con algunas variaciones y con las necesarias simplificaciones -especialmente en la referencia a las fuentes y en la bibliografía- parte de lo que fue la tesis doctoral del autor. Con este trabajo se pretende llevar a cabo una triple tarea: a) estudiar y clarificar la concepción de la justicia social en el magisterio de la Iglesia, b) estudiar y clarificar la concepción de la justicia social en la tradición liberal, y c) poner en diálogo crítico ambas concepciones, subrayando los puntos comunes, las diferencias principales, las aportaciones que una y otra se pueden ofrecer mutuamente y los límites que presentan.

Editorial PPC, Madrid, España.

El mundo globalizado ofrece muchas posibilidades de comunicación a distancia y de encuentro interpersonal, pero crea también particularismos y discriminaciones. El riesgo del pensamiento único y del colonialismo cultural provoca reacciones defensivas, con frecuencia incontroladas. ¿Cómo conseguir un mundo más solidario y fraterno, sin excluidos? ¿Cómo hacer del planeta un lugar habitable, un hogar acogedor, también para las generaciones futuras? San Francisco de Asís y el pensamiento franciscano pueden servir de inspiración y de signo profético para una humanidad reconciliada que respete y salvaguarde la creación. En esta línea proponemos la hospitalidad como la respuesta ética más adecuada a los retos de la globalización. La presencia dialogante y la apertura al Otro, a los otros y a la naturaleza son una base segura para construir un futuro de esperanza y una convivencia pacífica, respetuosa y enriquecedora entre civilizaciones, religiones y culturas

Editorial PPC, Madrid, España.

El problema ambiental no es solo científico, técnico y político, sino también cultural, ético y religioso, ya que en el trasfondo de la crisis ecológica está la cuestión de la justicia, de la igualdad de los derechos humanos y del respeto por el mundo natural.

colección Estudios y Ensayos, Ed. BAC, Madrid.

El mundo globalizado está sufriendo una grave crisis económico-financiera que ha puesto al borde de la bancarrota a diversos países occidentales, entre ellos España. Muchos analistas afirman que ésta no es una más de las crisis cíclicas, coyunturales, que son habituales en el capitalismo, sino que se trata de una crisis estructural, que ha puesto en duda todo el sistema económico y los fundamentos antropológicos sobre los que se ha construido. En este libro, se estudia la notable contribución que, durante los siglos XIII-XV, los franciscanos realizaron para comprender, aceptar y orientar la economía. Para algunos autores, esa aportación fue decisiva en el surgimiento de la moderna economía de mercado. No deja de resultar paradójico, nos recuerda el profesor Carbajo, que precisamente los frailes, que habían abrazado la pobreza más radical, hicieran ese aporte fundamental a la humanización de la nueva economía. Los frailes llegaron incluso a fundar instituciones financieras: los Montes de Piedad. Esas respuestas de ayer pueden orientar la búsqueda de soluciones a la crisis de hoy.

Una espiritualidad franciscana de la Tierra, Ed. Franciscanas Arantzazu, España

La Tierra, con todas sus criaturas, está en crisis, y responder a esta crisis requerirá todos los recursos posibles de nuestra comunidad humana. Uno de estos recursos más preciosos es la tradición Franciscana. Es una alegría dar la bienvenida a este libro como una sabia, seria, inspiradora y práctica contribución a la teología ecológica, basada en la antigua tradición cristiana que ve a la Tierra como nuestra hermana y madre. El cuidado de la Creación es parte de la recuperación de la teología franciscana para nuestra nueva época, y es única en su combinación de tres disciplinas interrelacionadas: la ecología informada científicamente, la teología y la práctica de la acción reflexiva.

Ed. Franciscanas, Arantzazu, España.

Este libro nos adentra en la visión franciscana de la ecología que, en muchos aspectos, puede considerarse inspiradora de la encíclica Laudato si’. A partir de una visión integral e inclusiva, se analizan los actuales desafíos éticos globales, poniéndolos en relación con la vivencia del Francisco de Asís y con la reflexión filosófico-teológica de la tradición franciscana. Se subraya la necesidad de superar el actual paradigma tecnocrático y la cultura del descarte, que anteponen el bien-tener sobre el bienestar y rompen los lazos que nos unen a las criaturas.

colección Estudios y Ensayos, Ed. BAC

La encíclica Laudato si’, del papa Francisco, presta un servicio extraordinario no solamente a la Iglesia, sino también a la humanidad. Plantea una cuestión fundamental del presente y del futuro de todos: ¿cómo estamos cuidando nuestra «casa común»? En ella, el Santo Padre nos habla de una ecología integral: no puede separarse al hombre de la naturaleza, de Dios y de las demás personas. La encíclica es, pues, el eco de muchas voces que resuenan en ella como un gran altavoz para hacer más accesible el evangelio de la creación. De ahí, la razón de ser y la importancia de este Comentario a la Laudato si’, que tiene como función que las ideas del Santo Padre se comprendan mejor y ofrecer las claves para que se deguste aún más su lectura.