+39 06 684919 pax@ofm.org

La Jornada Mundial de Oración y Reflexión contra la Trata de Personas 2021 pone de relieve una de las principales causas de la trata de personas: el modelo económico dominante, cuyos límites y contradicciones se ven agravados por la pandemia de COVID-19.

La trata de personas es parte integrante de «esta economía»: las personas que son víctimas de la trata como «mercancías» se insertan en los engranajes de una globalización regida por la especulación financiera y la competencia «por debajo del costo». Por tanto, se necesita una visión «estructural y global» de la trata para desmantelar todos esos mecanismos perversos que alimentan la oferta y la demanda de «personas para ser explotadas», porque es el corazón de toda la economía el que está enfermo.

Un aforismo atribuido a Oscar Wilde afirma que el cínico es el que conoce el precio de todo y el valor de nada , pues esta economía parece estar dominada por el cinismo: con referencia a bienes, servicios y personas, no solo el mercado hace el precio, sino aún más dramático, es el precio que determina el valor. La propia empresa es víctima de esta lógica, cada vez más valorada por el precio de sus acciones en los mercados financieros y no por el valor añadido que genera su capital humano.

La trata es, por tanto, la punta del iceberg, el espejo de aumento de un malestar debido a un neoliberalismo imperante basado en una (falsa) idea de libertad económica en la que toda instancia ética, social y política resulta ajena y de obstáculo. Por el contrario, una economía sin trata es una economía que valora y se preocupa por el ser humano y la naturaleza, que incluye y no explota a los más vulnerables.

En esta perspectiva, el Comité Internacional de la Jornada Mundial de Oración y Reflexión contra la trata de personas participa en «La economía de Francisco»: el gran movimiento de jóvenes economistas, emprendedores y agentes de cambio de todo el mundo convocados por el Papa Francisco para compartir ideas y proyectar iniciativas para la promoción de un desarrollo humano integral y sostenible, en el espíritu de Francisco.

Algunos datos económicos

150.200 millones de dólares son las ganancias anuales derivadas de la trata en el mundo, dos tercios de las cuales provienen de la explotación sexual.[1]

21.800 dólares son las ganancias anuales por víctima de trata con fines de explotación sexual, 4.800 en los sectores de construcción, manufactura, minería y servicios públicos, 2.500 en agricultura, 2.300 en trabajo doméstico.[2]

34.800 dólares son las ganancias anuales por víctima de trata en economías avanzadas, 15.000 dólares en Medio Oriente, 7.500 en América Latina y el Caribe, 5.000 en Asia Pacífico, 3.900 en África.[3]

El 50% de los trabajadores explotados realizan trabajo forzoso para compensar una
deuda (peonaje).[4]

337.462 euros son el coste económico, social y humano de cada víctima de la trata en Europa (UE27) en 2016 (últimos datos disponibles).[5]

200.000 dólares es el retorno económico de un trasplante de órganos en Europa Occidental contra un pago de 10.000 dólares a un «donante» que vive en extrema pobreza en Centroamérica.[6]

 _____________________ 

[1] Profits and Poverty: The Economicsof Forced Labour, International Labour Organization, 2014.

[2] Ibídem.

[3] Ibídem.

[4] Global Estimates of Modern Slavery, International Labour Organization and Walk Free Foundation, 2017

[5] Study on the economic, social and human costs of trafficking in human beings within the EU, European Commission, 2020. Según la Comisión Europea, considerando las 8.027 víctimas en la Unión Europea en 2016, los costes para cada una de ellas se estiman en 2.949 euros para las actividades de coordinación y prevención, 105.827 euros para las actividades policiales, 11.355 euros para los servicios relacionados a la registración, el apoyo material inicial y el asesoramiento, 21.785 euros por servicios sanitarios y sociales, 59.795 euros por la falta de contribución potencial de la víctima a la economía jurídica y finalmente 135.751 euros por la pérdida de la calidad de vida.

[6] Global Report on Trafficking in Persons, United Nations Office on Drugs and Crime, 2018